La abuela siempre había sido una mujer muy activa sexualmente, pero desde que se quedó viuda le faltaba algo en la vida. Así que yo se lo quise dar, al fin y al cabo a pesar de su edad y su evidente sobrepeso seguía siendo una mujer atractiva con un buen coño. No quise penetrarla, al fin y al cabo era mi abuela, pero si que le di placer con mi boca. Le estuve comiendo su gordo coño durante un buen rato mientras ella gozaba tumbada en la cama. Luego le di a probar mi polla, hacía tiempo que no sentía un buen rabo en su boca y se volvía loca con su sabor. Ambos pasamos un buen día, otro tal vez me la follaré.

Detalles del vídeo

Duración: 07:49
Visualizaciones: 25.474 vistas