Esta mujer podría perfectamente ser tu abuela, esa vieja gorda a la que nunca visitas. Sin embargo ella sabe bien como entretenerse, y es que la edad y el sobre peso no son factores que anulen la líbido como puedes comprobar. La vieja comienza a desnudarse, al quitarse la ropa se puede comprobar que en realidad está mucho más gorda de lo que parecía vestida, pero eso da morbo. Tiene dos tetas enormes, gigantescas, y una barriga descomunal tras años de acumulación de grasas.

Tras tumbarse en el sillón, el típico sillón de la abuela, comienza a enseñar también su anciano coño. Ella hace años que no tiene sexo con ningún hombre, pero las ganas de hacerlo es lo que la lleva a hacer guarradas sola día tras día, esperando que llegue el momento en el que un jovencito la penetre. Y aunque su coño esté gordo y arrugado no deja de humedecerse cada vez que visualiza una buena polla joven. Pero hasta conseguirla a ella le queda la masturbación al menos.

Detalles del vídeo

Duración: 13:56
Visualizaciones: 29.877 vistas