Entró en el baño sin avisar y allí estaba la gordita de su hija en la ducha. Se puso muy cachondo al ver como se enjabonaba el cuerpo y como se acariciaba. El viejo tenía la polla bien dura y no sabía que hacer para tener sexo con la chica. Al descubrir que su padre estaba allí la joven se sintió un poco incómoda, pero pronto recordó que al fin y al cabo se trataba de su progenitor y que no pasaba nada.

El hombre le acercó una toalla con intención de que se secase, pero no se la dio, sino que más bien fue él el que comenzó a pasarla por su cuerpo. Al poco ya tenía la polla fuera con intención de que la gordibuena de la chica se la comiera, así lo hizo la chica. Iban a follar, ambos lo tenían claro, así que fueron a la habitación.

Allí el degenerado del viejo se la metió hasta el fondo, no aguantó demasiado debido al calentón que tenía, pero eso si, se corrió sobre sus grandes tetas jóvenes.

Detalles del vídeo

Duración: 34:57
Visualizaciones: 73.030 vistas